giovedì, Ottobre 22

España: Borrell no rima con Forcadell Borrell condena la represión de Trump contra los afroamericanos y aplaude la del estado español (del cual fue ministro) contra los independentistas catalanes. Forcadell ya ha cumplido 800 días de cárcel por impulsar la mayor movilización popular de la historia de Europa

0

Parece que la pandemia ha remitido en España e Italia. En cambio, llegan malas noticias de EEUU, no solo por el coronavirus. Esta semana hemos asistido alarmados a la represión que Donald Trump ha ejercido contra los ciudadanos estadounidenses, legítimamente indignados por la arbitraria violencia policial. Y hemos oído, atónitos, a Josep Borrell, jefe de la diplomacia europea, decir que «las sociedades deben mantenerse alerta contra el uso de la fuerza y asegurar que se mantiene el respeto a los derechos humanos».
Atónitos, porqué Borrell aplaudió las palizas de la policía española contra los votantes catalanes y justificó la prisión de los líderes independentistas. El cinismo de esta frase, en sus labios, es ofensiva para muchos catalanes.

Esa semana se han cumplido los primeros 800 días de cárcel para Dolors Bassa y Carme Forcadell, dos honorables señoras de 61 y 65 años respectivamente, psicopedagoga la primera y filóloga la segunda. Formalmente, Carme Forcadell está condenada por delito de sedición: según la sentencia condenatoria, su posición privilegiada como Presidenta del Parlament de Catalunya en 2017 le otorgó un papel decisivo para amparar una legalidad paralelacarente de validez. El Tribunal Supremo español ignoró que esta legalidad, la republicana, se preparó pero nunca entró en vigor; el Gobierno catalán y su presidente, Carles Puigdemont, decidieron paralizar los efectos legales de la proclamación de la República Catalana a finales de octubre de 2017 para evitar un baño de sangre: los preparativos de los cuerpos y fuerzas de seguridad españoles hacían prever una violencia represiva extrema, de la cual era difícil dudar después de las palizas recibidas por la población civil el uno de octubre de 2017.

Por parte catalana no hubo violencia alguna ni se activó la declaración de independencia; para justificar el delito de sedición de la señora Forcadell, el Tribunal Supremo tuvo que hacer malabarismos más propios del circo que de la seriedad procesal. ¿Cómo se explican los 800 días de cárcel cumplidos por la señora Forcadell y los ocho años y medio pendientes de condena?

Se explican, claro, por lo que representa esta señora: Carme Forcadell fue, entre 2012 y 2015,presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, organización civil, activista y pacifista que impulsó debates, conferencias y actos colectivos a favor de la autodeterminación de Catalunya. Una autodeterminación que es la aspiración de cientos de miles de catalanes desde hace generaciones, y mayoritaria desde julio de 2010 (fecha en que el Tribunal Constitución español resquebrajó el pacto territorial de la Constitución de 1978 con una sentencia inaudita). El 13 de marzo de 2013, una abrumadora mayoría de diputados del Parlament catalán (104 diputados, incluyendo los del PSC, sobre un total de 135) aprobaron una moción a favor de la autodeterminación y pidieron iniciar negociaciones con el Gobierno de España para organizar un referéndum. Oídos sordos en España.

El logro más espectacular de la Asamblea Nacional Catalana fue organizar la Vía Catalana: cientos de miles de ciudadanos unieron sus manos, el 11 de septiembre de 2013, formando una cadena humana desde Vinaròs, en la comunidad valenciana, hasta el Voló, en Francia, atravesando Catalunya: más de 400 quilómetros … para reivindicar su derecho político a la autodeterminación. Solo hay un antecedente parecido en la historia de Europa y del mundo: en agosto de 1989, partiendo de la Torre de Pikk Hermann, al norte de Tallin, grupos de estonios, letones y lituanos se habían dados las manos a lo largo de 560 quilómetros hasta la catedral de Vilnius. Los ciudadanos bálticos protestaban por el acuerdo entre Stalin y Hitler que cincuenta años antes les había incorporado contra su voluntad a la Unión Soviética. En 1991, fracasado el golpe de Estado involucionista de los generales rusos, Lituania, Letonia y Estonia celebraron su independencia.

Los catalanes no tienen menos derecho a la autodeterminación que los lituanos, letonios y estonios; pero el Estado español se lo niega. Esta es la única razón de los 800 días de cárcel de la señora Forcadell y de los 100 años de condena para el conjunto de líderes políticos y sociales encarcelados.

Un demócrata debe indignarse cuando Donald Trump ordena pegar a los manifestantes estadounidenses, cuando la Unión Europea no quiere rescatar náufragos en el Mediterráneo y cuando el gobierno español reprime a activistas y votantes independentistas. Los derechos humanos deberían ser independientes del color de la piel, del lugar de nacimiento y de las ansias de libertad de los pueblos. Cada nuevo día que los presos políticos permanecen en la cárcel es un atentado a los derechos humanos perpetrado por el estado español.

L’informazione che non paghi per avere, qualcuno paga perché Ti venga data.

Hai mai trovato qualcuno che ti paga la retta dell’asilo di tuo figlio? O le bollette di gas, luce, telefono? Io no. Chiediti perché c’è, invece, chi ti paga il costo di produzione dell'Informazione che consumi.

Un’informazione che altri pagano perché ti venga data: non è sotto il Tuo controllo, è potenzialmente inquinata, non è tracciata, non è garantita, e, alla fine, non è Informazione, è pubblicità o, peggio, imbonimento.

L’Informazione deve tornare sotto il controllo del Lettore.
Pagare il costo di produzione dell’informazione è un Tuo diritto.
"L’Indro" vuole che il Lettore si riappropri del diritto di conoscere, del diritto all’informazione, del diritto di pagare l’informazione che consuma.

Pagare il costo di produzione dell’informazione, dobbiamo esserne consapevoli, è un diritto. E’ il solo modo per accedere a informazione di qualità e al controllo diretto della qualità che ci entra dentro.

In molti ti chiedono di donare per sostenerli.

Noi no.

Non ti chiediamo di donare, ti chiediamo di pretendere che i giornalisti di questa testata siano al Tuo servizio, che ti servano Informazione.

Se, come noi, credi che l’informazione che consumiamo è alla base della salute del nostro futuro, allora entra.

Entra nel club L'Indro con la nostra Membership

Commenti

Condividi.

Sull'autore

Docente della Universitat de Vic, Departament d'Economia i Empresa