sabato, Ottobre 24

Desconcierto gubernamental y pitorreo en España El Gobierno español rectifica mucho porque se equivoca mucho, pero no quiere devolver las competencias sanitarias a las comunidades Autónomas

0

A pesar de la gravedad de la situación en España (más de 25.000 fallecidos y más de 200.000 infectados según los datos disponibles el 2 de mayo) y de los sombríos pronósticos sobre el impacto económico de la pandemia, los ciudadanos, sobre todo los catalanes, no paran de hacer chistes sobre el descontrol del Gobierno español.

El Gobierno de Catalunya ha ido haciendo propuestas sobre cómo gestionar la crisis: acerca del confinamiento total, acerca de la compra de material sanitario, sobre la forma de contabilizar las víctimas, en relación al calendario del desconfinamiento, sobre cómo organizar éste de acuerdo con franjas horarias para evitar aglomeraciones y cómo programarlo en función de las regiones sanitarias (y no por una división provincial sin sentido). Todas y cada una de estas propuestas fueron rechazadas de lleno por el Gobierno de España.
Solo cuando otras comunidades autónomas se sumaron a las sensatas sugerencias del Gobierno catalán, el Presidente español y su Consejo de Ministros accedieron a rectificar: era evidente que no había ninguna alternativa mejor. Tarde y con imprecisiones, todas las rectificaciones acabaron llegando.

Con tantas órdenes y contraórdenes, a los ciudadanos les resulta imposible saber si las condiciones para que los adolescentes puedan salir a más de un quilómetro de casa de tres a cinco horas, en la tercera fase, en los municipios de más de cinco mil habitantes, son las mismas que las de los deportistas que se entrenan de ocho a diez de la mañana, en la segunda fase (también llamada primera, porque la fase 1 era la preparatoria) del desconfinamiento de las ciudades. Pero las bromas sobre el desconcierto de la población no evitan la gravedad de las consecuencias del desbarajuste.

Es de sabios rectificar’, dice el refrán. Cierto. ElGobierno de España rectifica mucho porque se equivoca mucho.
La causa de tantos errores es la pretensión de gestionar de manera centralizada una crisis sanitaria en un País donde la sanidad se había descentralizado.
Pero
la rectificación importante, la que habría evitado este gran desaguisado, no llega: elGobierno no dialoga con las regiones, no escucha los consejos de los científicos y quiere imponer su visión jacobina del Estado, inclusomanu militari.
El autoritarismo del Estado es el gran error, pero éste parece imposible de enmendar. La concepción unitarista de España viene de serie en los gobiernos de Madrid, y los catalanes la padecen desde hace tiempo. Por lo menos, desde hace cuatro siglos –de la época del Conde Duque de Olivares. Y eso no es ninguna broma.

P.S.
El dia 3 de mayo, el escritor español
Javier Cercas dice en una entrevista que le dolió más el intento de referéndum de autodeterminación de Catalunya de 2017 que la pandemia del coronavirus. Dirigentes del partido socialista comparten en las redes esta afirmación. Nacionalismo español en Estado puro, tan semejante al nacionalismo serbio de Milosevic. La vida de las personas es insignificante para la Patria.¿A quién puede sorprender que los catalanes se quieran librar de un país así?

L’informazione che non paghi per avere, qualcuno paga perché Ti venga data.

Hai mai trovato qualcuno che ti paga la retta dell’asilo di tuo figlio? O le bollette di gas, luce, telefono? Io no. Chiediti perché c’è, invece, chi ti paga il costo di produzione dell'Informazione che consumi.

Un’informazione che altri pagano perché ti venga data: non è sotto il Tuo controllo, è potenzialmente inquinata, non è tracciata, non è garantita, e, alla fine, non è Informazione, è pubblicità o, peggio, imbonimento.

L’Informazione deve tornare sotto il controllo del Lettore.
Pagare il costo di produzione dell’informazione è un Tuo diritto.
"L’Indro" vuole che il Lettore si riappropri del diritto di conoscere, del diritto all’informazione, del diritto di pagare l’informazione che consuma.

Pagare il costo di produzione dell’informazione, dobbiamo esserne consapevoli, è un diritto. E’ il solo modo per accedere a informazione di qualità e al controllo diretto della qualità che ci entra dentro.

In molti ti chiedono di donare per sostenerli.

Noi no.

Non ti chiediamo di donare, ti chiediamo di pretendere che i giornalisti di questa testata siano al Tuo servizio, che ti servano Informazione.

Se, come noi, credi che l’informazione che consumiamo è alla base della salute del nostro futuro, allora entra.

Entra nel club L'Indro con la nostra Membership

Commenti

Condividi.

Sull'autore

Docente della Universitat de Vic, Departament d'Economia i Empresa