lunedì, Agosto 3

Coronavirus: músicos por la libertad El movimiento coral catalán fue un importante bastión de la resistencia contra el genocidio cultural emprendido por el general Franco. Hoy sigue teniendo un peso importante en la lucha por las libertades

0

La pandemia coronavirus covid-19, ha obligado a cerrar temporalmente muchos negocios, actividades industriales y comerciales, y su impacto sobre la economía será de pronóstico reservado. No sé si seremos capaces de transformar el sistema capitalista hacia una economía lenta, como se sugería en un artículo en esas mismas páginas hace un par de semanas. Probablemente, los gobiernos apostarán por una reactivación de la economía tradicional empujada desde el sector público, que generará una gran deuda soberana. Es probable un escenario de elevada inflación cuando la economía se reactive: la inflación disminuye el coste real de la deuda y hace recaer el esfuerzo de la recuperación en los rentistas y propietarios de depósitos bancarios. La política monetaria del Banco Central Europeo ya está creando las condiciones para esa futura inflación.

La pandemia también ha obligado a cerrar escuelas, institutos, universidades, teatros ymuseos. En el sector educativo se ha intentado soslayar el cierre con actividades académicas on line y lecciones a distancia. En el sector cultural, el confinamiento está suponiendo un perjuicio angustiante a actores, músicos, cantantes,bailarines, orquestras y directores.

Además de la cultura profesional, la pandemia ha obligado a cancelar la actividad de los coros y orfeones amateurs. Sólo en Catalunya, ello afecta a más de 700 coros y 30.000 cantantes.
Existe en esta tierra una intensa vocación de canto coral; no en vano, uno de los impulsores del movimiento de izquierdas, republicano e impulsor del catalanismo político en el siglo XIX fueAnselm Clavé, también músico y compositor. Gracias a él, muchos obreros cambiaron las tabernas por los centros asociativos, aprendieron a leer, conocieron sus derechos y se dedicaron a interpretar música popular bajo su dirección.

El movimiento coral catalán, como tantas otras manifestaciones culturales genuinas, fue aplastado por el régimen del general Franco. La fundación de la coral Sant Jordi, bajo la batuta del maestro Oriol Martorell, y su interpretación de las grandes obras del repertorio musical adaptadas a la lengua catalana fue uno de los elementos clave de la resistencia contra el genocidio cultural que Franco perpetró contra Catalunya.

Hoy, el movimiento coral catalán sigue teniendo un gran vigor y frecuentemente los conciertos tienen un tono reivindicativo. Un fragmento de la letra del himno del Orfeó Català, escrito por el gran poeta Joan Maragall, se ha convertido en lema del catalanismo: ‘llum als ulls i força al braç’, apelando a la mirada clara y a la fortaleza física.Desde que los miembros del Gobierno catalán fueron encarcelados, a fines del 2017, todas las semanas se ha interpretado música en su honor en las plazas de los pueblos y ciudades del país.

En invierno de 2018, cientos de cantantes amateurs y músicos profesionales se reunieron delante de la prisión donde estaban encerrados siete de los presos políticos catalanes. En un emotivo homenaje cívico, el gran coro participativo y los músicos por la libertad interpretaron una brillante versión del Mesías de Handel para alentar a los dirigentes políticos custodiados detrás de las rejas de la prisión.Nunca se había producido un acto semejante en Europa. Por supuesto, la prensa española lo silenció por completo.

Todos deseamos dejar atrás la pandemia, el confinamiento y las penalidades económicas. Los cantantes amateurs, además, ansían volver a sus ensayos y conciertos. Y desde luego, la gran mayoría de catalanes desean un referéndum de autodeterminación, la libertad de sus líderes (Jordi Cuixart, Jordi Sánchez, Dolors Bassa, Carme Forcadell, Josep Rull, Jordi Turull, Raül Romeva, Joaquim Forn i Oriol Junqueras) y el retorno de su legítimo presidente Carles Puigdemont i sus consejeros exiliados.

L’informazione che non paghi per avere, qualcuno paga perché Ti venga data.

Hai mai trovato qualcuno che ti paga la retta dell’asilo di tuo figlio? O le bollette di gas, luce, telefono? Io no. Chiediti perché c’è, invece, chi ti paga il costo di produzione dell'Informazione che consumi.

Un’informazione che altri pagano perché ti venga data: non è sotto il Tuo controllo, è potenzialmente inquinata, non è tracciata, non è garantita, e, alla fine, non è Informazione, è pubblicità o, peggio, imbonimento.

L’Informazione deve tornare sotto il controllo del Lettore.
Pagare il costo di produzione dell’informazione è un Tuo diritto.
"L’Indro" vuole che il Lettore si riappropri del diritto di conoscere, del diritto all’informazione, del diritto di pagare l’informazione che consuma.

Pagare il costo di produzione dell’informazione, dobbiamo esserne consapevoli, è un diritto. E’ il solo modo per accedere a informazione di qualità e al controllo diretto della qualità che ci entra dentro.

In molti ti chiedono di donare per sostenerli.

Noi no.

Non ti chiediamo di donare, ti chiediamo di pretendere che i giornalisti di questa testata siano al Tuo servizio, che ti servano Informazione.

Se, come noi, credi che l’informazione che consumiamo è alla base della salute del nostro futuro, allora entra.

Entra nel club L'Indro con la nostra Membership

Commenti

Condividi.

Sull'autore

Docente della Universitat de Vic, Departament d'Economia i Empresa