Politica News

Argentina

Cambios en la política defensa en Argentina

El gobierno Macri a favor de que las FFAA se involucraran en el combate nuevas amenazas

esercito argentina
Advertising

La mayoría de los analistas internacionales coinciden en caracterizar al mundo en que vivimos como un espacio amenazado por fenómenos de una naturaleza diferente a aquella propia de la Guerra Fría, fundamentalmente, militar. En la actualidad, éstas son conocidas como nuevas amenazas y refieren al terrorismo internacional, al delito transnacional, al narcotráfico, entre otros. Mencionamos brevemente estas nuevas amenazas porque son un buen punto de partida para hablar sobre la política de defensa en los primeros seis meses de gobierno de Mauricio Macri e identificar algunos cambios.

Durante la campaña a la presidencia, Macri se manifestó a favor de que las Fuerzas Armadas (FFAA) se involucraran en el combate al narcotráfico, fenómeno delictivo que, en los últimos, ha venido consolidándose en el país. Debido a la magnitud que este problema ha adquirido, es probablemente que la participación de las FFAA en la resolución de un problema de orden interno sea vista con buenos ojos por parte de la sociedad. Sin embargo, en términos legales este hecho presenta mayor complejidad. Desde el regreso a la democracia en 1983, en Argentina viene llevándose a cabo un profundo esfuerzo por delimitar el área de acción de las FFAA, con el objetivo de impedir que las mismas puedan involucrarse en situaciones domésticas. Históricamente, estas fuerzas han tenido un papel importante en la política interior y han intervenido en numerosas ocasiones por medio de golpes de Estado. Gracias a las leyes nacionales: 23.554 de Defensa Nacional del año 1988 y 24.059 de Seguridad Interior de 1992, el ámbito de acción militar quedo claramente establecido y limitado a la defensa del país contra una agresión de origen externo. En efecto, puede decirse que en Argentina se produjo una diferenciación tajante entre la noción de defensa y la noción de seguridad. La primera de ellas, tiene como actor privilegiado a las FFAA y su ámbito de acción es el exterior del país mientras que la segunda, corresponde a fuerzas sin carácter militar como las policiales y su radio de acción es el interior del Estado. Cabe destacar que en América Latina, esta situación es casi excepcional pues la mayoría de los países no diferencian de manera tan clara ambas nociones e, incluso, algunos las asemejan y, en consecuencia, permiten que las FFAA respondan a problemas de orden interno como ocurre en el caso de Colombia donde los militares combaten al narcotráfico.

Por todo lo dicho, la posición a favor del involucramiento militar en el combate a las denominadas nuevas amenazas, representa una visión diferente sobre el rol que las FFAA deben desempeñar. Asimismo, implica atenuar la frontera que separa las cuestiones de defensa y las de seguridad. En enero de 2016, se generó una gran polémica. Por decreto (228/2016), el gobierno autorizó a las FFAA a derribar “aviones hostiles” no identificados, en el marco de su programa de lucha contra el delito complejo. Aunque esta es una norma que muchos países de la región poseen (Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Uruguay, Venezuela,) e, incluso, fue un media autorizada excepcionalmente por los gobiernos anteriores en ocasiones de la visita de mandatarios extranjeros (por ejemplo, Néstor Kirchner autorizó el derribo de aviones durante la visita de George W. Bush en 2005 por medio del decreto 1345 / 2005), su actual carácter no excepcional, constituye un primer cambio en la visión del rol de las FFAA frente a las nuevas amenazas. En la misma dirección, cabe destacar que los Estados Unidos han sido un actor interesado en que Argentina atenúe las diferencias entre las nociones de defensa y seguridad. En el marco de la visita de Barack Obama a la Argentina en marzo de este año y de acuerdo a la Hoja Informativa publicada por la Casa Blanca, se firmaron numerosos compromisos donde se pierde la nitidez entre las cuestiones de defensa y seguridad: por ejemplo, se propone vincular la Fuerza de Tarea Interagencial Conjunta-Sur (del ámbito de la defensa) con el Ministro de Seguridad argentino (del ámbito de la seguridad interna) a los fines de intercambiar información. En el próximo mes de agosto, se espera la visita del Secretario de Estado, John Kerry. De acuerdo a la reunión preparatoria celebrada el pasado martes 26 de julio entre el Ministerio de Seguridad y funcionarios estadounidenses, es probable que se anuncien medidas de cooperación para combatir al narcotráfico. En este caso, debemos esperar hasta la visita para conocer cómo se coordinará esta tarea y si se producen cambios al respecto. Por último, en relación con Estados Unidos puede observarse otro cambio cristalizado por los contactos de alto nivel entre el Ministerio de Defensa y el Pentágono que tuvieron lugar en mayo de este año a los efectos de restaurar una relación militar bilateral deprimida.

Native Advertising

Lascia una risposta

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *

È possibile utilizzare questi tag ed attributi XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>