Politica Opinioni

Brexit: una oportunidad porque que Europa sea Europa

La salida de la Gran Bretaña abre nuevas puertas a los países de la UE

Brexit
Advertising

No pocos expertos consideran que la decisión británica de abandonar el espacio posnacional europeo implicará para la Unión Europea el advenimiento de un ciclo de debilidad e introspección; más todavía, algunos consideran que el alejamiento del Reino Unido marcará el principio del fin de la integración europea.

Sin duda que una Europa sin Reino Unido representará un revés de escala en prácticamente todas las dimensiones de la Unión Europea, desde la política hasta la económica, pasando por la militar, la tecnológica, la psicológica, etc. Basta considerar que esta superpotencia jubilada, como la ha denominado Zbigniew Brzezinski hace ya un tiempo, es la quinta economía del mundo, representa el quinto presupuesto del mundo y, a pesar de los recortes, es el quinto poder estratégico-militar del globo. Es decir, dejando de lado este último segmento, luego de Alemania Reino Unido es el mayor poder europeo.

Sin embargo, considerando que toda crisis implica también una chance u oportunidad, la decisión británica podría representar para Europa una ocasión especial para replantearse y concentrarse en cuestiones que la reordenen hacia dentro y la reimpulsen en el hasta hoy indefinido orden interestatal del siglo XXI. Pero ello exigirá adoptar decisiones de escala y, en algunos casos, casi rupturistas en relación con el curso de los acontecimientos tal como se desarrollan desde hace décadas en el espacio atlántico-occidental.

Para expresarlo en términos que hoy tal vez puedan resultar perimidos o superados pero que sin duda son muy pertinentes, Europa acaso debería meditar su curso considerando el modelo de Gaulle o bien el modelo Adenauer; es decir, una Europa por y para Europa con expectativa continental y mundial  en ascenso, o bien una Europa sub-soberana y en curso de repliegue, precisamente en momentos en que, como advierte Henry Kissinger en su excelente libro World Order, la búsqueda del orden mundial afronta una tensa coyuntura cuyo resultado podría sepultar a cualquier región que no contribuya a configurarlo.

El primer modelo implica el desarrollo de Europa con los países enteramente comprometidos en y con Europa, es decir, sin elementos extra-europeo-continentales que pudieran ralentizar o socavar la integración, como deseaba que avanzara la Europa de las patrias y como temía el general Charles de Gaulle cuando se opuso a la solicitud de ingreso del Reino Unido a principios de los años sesenta.

Native Advertising

Lascia una risposta

L'indirizzo email non verrà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *

È possibile utilizzare questi tag ed attributi XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>